MONCAINA

GANADO CAPRINO

La raza caprina del Moncayo, también conocida como Moncaina, debe su nombre a la zona donde se explota en las proximidades al Moncayo, macizo montañoso del Sistema Ibérico situado en el límite de las provincias de Zaragoza y Soria. La raza se ha definido como el resultado de la interacción de la primitiva raza Pirenaica con la población autóctona de las zonas próximas al Moncayo, considerándose como una variedad del primitivo Conjunto Pirenaico. Asimismo se sitúa como pariente próximo de la raza caprina del Guadarrama.

El Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España incluye a la cabra del Moncayo en el Grupo de Razas Caprinas Autóctonas en Peligro de Extinción.

Agrupa animales, en general, de gran belleza, de perfil recto ó ligeramente subcóncavo, eumétricos y de proporciones mediolíneas. Poseen cuernos en arco hacia atrás, de tipo aegagrus. Los animales de ambos sexos pueden presentar “mamellas”. Tronco bien desarrollado. Costillares arqueados. Disponen de capa de color variado, aunque predominan los tonos negros y oscuros en general, a veces con degradaciones en diferentes regiones corporales. Presentan el cuerpo cubierto de pelo largo y abundante. Los machos disponen de barba muy desarrollada. Las hembras, por su parte, a veces presentan perilla. Su peso se sitúa entre 55 y 65 Kg. en los machos adultos, y entre 40 y 45 Kg. en las cabras.
moncaina caprino distribucion geografica feagas

Si en tiempos pasados, cuando la raza disponía de un censo muy representativo de animales, la cabra Moncaina se extendía por diferentes zonas de Aragón, Navarra, La Rioja y parte de Castilla y León, en la actualidad, el área de explotación del reducido número de animales que se conserva de la raza, prácticamente, queda limitada a las zonas próximas al Moncayo.

Aunque es una raza de doble aptitud (leche-carne), actualmente, el objetivo principal, y casi único, es la producción de carne. En este sentido, el tipo comercial de carnicería de mayor importancia es el “cabrito de leche”, animal alimentado con la leche de la madre, sacrificado a los 35-40 días con un peso vivo de 8-10 Kg. El peso al nacimiento se sitúa alrededor de 3,5 Kg. para los machos y 3,0 Kg. para las hembras. La ganancia media diaria, entre el nacimiento y la fecha de sacrificio como cabrito lechal, se sitúa entre 150 y 180 gr. en los machos y entre 120 y 150 gr. en las hembras. El rendimiento a la canal de los cabritos de leche se sitúa próximo al 51%. Tradicionalmente ha sido también muy apreciada por su buena aptitud para la producción de leche.

Se encuentra sometida a un sistema de explotación extensivo. Los animales salen a pastar todos los días y pasan la noche en la cabreriza, donde se suministra ración complementaria en pesebre, cuando los pastos son escasos o las necesidades nutritivas aumentan. En general, viven en zonas de montaña, de orografía complicada. El clima es duro, con veranos cortos y frescos e inviernos largos con temperaturas muy bajas. Las lluvias son escasas y distribuidas de forma irregular. El tamaño de la explotación es muy variable, aunque dentro de límites bajos.

*Expresamos nuestro agradecimiento por su colaboración al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a las Comunidades Autonómas del Estado Español, a las Organizaciones de Criadores de Raza Pura, oficialmente reconocidas por el MAGRAMA y por las CCAA, a los Profesionales de la Ganadería, a las Universidades y a los Centros de Investigación, Selección y Reproducción.

GALERÍA DE IMÁGENES

btn-volver-razas