BLANCA ANDALUZA

GANADO CAPRINO

La denominación de Blanca Andaluza se debe al color blanco uniforme de su capa y al área geográfica donde se explota, principalmente en la Comunidad Autónoma de Andalucía. También es conocida como “Blanca Serrana”, en atención a las zonas de serranía que ocupa. Se trata de una raza antigua con signos muy representativos de la Capra Prisca, por un lado, y de la cabra Nubiana (grupo africano), por otro, que aportó el perfil convexo que presenta la raza.

El Catálogo Oficial de Razas de Ganado incluye a la raza Blanca Andaluza en el Grupo de Razas Autóctonas en Peligro de Extinción.

Agrupa animales de acusado dimorfismo sexual, de perfil convexo, hipermétricos y longilíneos. Disponen de cuernos de tipo prisca, muy desarrollados en los machos. Es frecuente la presencia de “zarcillos”. Tronco alargado y profundo. Pecho desarrollado. Extremidades altas y fuertes, con articulaciones grandes. La capa es de color blanco uniforme y a veces presenta tonalidad cérea, denominada capa “cereña”. El cuerpo está cubierto de pelos fuertes. Los machos presentan barba. Por su parte, un reducido porcentaje de hembras presentan perilla. El peso oscila entre 85 y 100 Kg. en machos adultos y entre 60 y 70 Kg. en cabras.

   FICHA DE LA ORGANIZACIÓN (ABLANSE)

blanca andaluza caprino distribucion geografica feagas

El área de ocupación de la raza caprina Blanca Andaluza se extiende, principalmente, por la zona oriental de la Comunidad Autónoma de Andalucía, aunque en la práctica se encuentra presente gran parte del territorio andaluz. Eso sí, siempre en áreas de Serranía de difícil orografía, suelo pobre y clima seco y cálido. En este sentido, ocupa zonas en Sierra Morena, Sierra Segura, Cazorla y Sierra Norte de Sevilla, extendiéndose hasta la provincia de Huelva.

Su objetivo principal de explotación es la producción de carne en medios difíciles. A ello contribuye, su gran formato, el elevado ritmo de crecimiento de los cabritos, los buenos rendimientos en matadero, la alta calidad de su carne y la buena aptitud lechera de las hembras. En la actualidad, aunque se sigue produciendo el “chivo” (animal criado a pasto con la madre, sacrificado a los cinco meses de edad con 25-30 Kg. de peso vivo) en determinadas explotaciones, principalmente en zonas donde es tradicional el consumo de la carne de estos animales, el tipo comercial más en uso es el “cabrito lechal” (animales alimentados fundamentalmente con la leche de la madre, sacrificados a la edad de 40-50 días con 10-12 Kg. de peso vivo), favorecido por el alto precio de mercado. Tradicionalmente esta cabra ha sido sometida a ordeño. Sin embargo, el sistema de explotación aplicado, netamente extensivo, no favorecen la producción de leche ni la práctica del ordeño.

Generalmente el sistema de explotación aplicado es el extensivo integral, desarrollado en parajes abruptos de difícil orografía, con dura climatología y frecuentemente inaccesibles. Aunque existe un reducido número de explotaciones de buen tamaño (400-600 cabras), la dimensión de las explotaciones generalmente es pequeña (menos de 100 reproductoras) y, a menudo, esta cabra entra a formar parte de rebaños mixtos: cabras-ovejas.

*Expresamos nuestro agradecimiento por su colaboración al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a las Comunidades Autonómas del Estado Español, a las Organizaciones de Criadores de Raza Pura, oficialmente reconocidas por el MAGRAMA y por las CCAA, a los Profesionales de la Ganadería, a las Universidades y a los Centros de Investigación, Selección y Reproducción.

GALERÍA DE IMÁGENES

btn-volver-razas