NEGRA ANDALUZA

GANADO BOVINO

La región geográfica que ocupa dentro del territorio nacional y el color de su capa justifican su designación de Raza Negra Andaluza. También recibe los nombres de Negra Campiñesa o Negra de las Campiñas.

Derivada del Tronco Ibérico, llega a la Campiña Andaluza como excelente animal de trabajo para las labores agrícolas, superando a las demás razas locales por su rusticidad, capacidad dinamógena y fortaleza.

El Catálogo Oficial de Razas de Ganado incluye a la raza bovina Negra Andaluza en el Grupo de Razas Autóctonas en Peligro de Extinción.

Morfológicamente la raza agrupa animales de perfil recto con abundante variación hacia el convexo, proporciones medias, con tendencia a la hipermetría, poca masa y mucho hueso. Capa negra zaina. Se trata, además, de sujetos muy equilibrados, rústicos y sobrios. Temperamentalmente son de carácter tranquilo y dócil, lo que les hace ser muy apreciados en medios donde los bovinos locales destacan por todo lo contrario.

El peso vivo de los machos adultos oscila entre los 875 y los 950 Kg., y el de las hembras entre los 600 y 650 Kg. La alzada a la cruz es de 140 cm. de media en los machos y de 135 cm. en las hembras. La hipermetría desborda con frecuencia las cifras anteriores.

   FICHA DE LA ORGANIZACIÓN (ANA)

negra andaluza distribucion geografica feagas

La raza, se encuentra dispersa en dos núcleos dentro de Andalucía. Por un lado, en las zonas de Sierra Morena coincidentes con las estribaciones de las provincias de Córdoba y Huelva. Por otro, en las tierras bajas de las provincias de Sevilla, Cádiz y Huelva.

La raza Negra Andaluza está orientada a la producción de carne, bien en pureza o cruzada, dando terneros de excelente conformación y rendimiento. Se estima que el 30% de las reproductoras se cubren en pureza, las cuales manifiestan su primer celo entre los 18 y 20 meses de edad, en función de su desarrollo y estado nutricional. La cubrición se hace en libertad, prestando una magnífica aptitud para la reproducción. Alcanza un 80% de fecundidad y un 95% de fertilidad, siendo el porcentaje de partos gemelares del 1,15%. Los terneros nacen en pleno campo, criándose vigorosos gracias al acusado instinto maternal, separándose de la madre sobre los 6 ó 7 meses de edad con un peso vivo que oscila entre los 190 y 220 kilos.

Como todas las razas de explotación extensiva, la Negra Andaluza se mantiene con los recursos que el medio le proporciona, apoyada con alimentación complementaria cuando aquellos son insuficientes. En cuanto a infraestructura, las fincas no están mejoradas, limitándose, en la mayoría de los casos, al vallado, una mangada rudimentaria y comederos esparcidos por el terreno. Su sobriedad, capacidad de adaptación a las adversidades climatológicas y condiciones maternales, le condicionan una buena disposición para la producción cárnica.

.

*Expresamos nuestro agradecimiento por su colaboración al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a las Comunidades Autonómas del Estado Español, a las Organizaciones de Criadores de Raza Pura, oficialmente reconocidas por el MAGRAMA y por las CCAA, a los Profesionales de la Ganadería, a las Universidades y a los Centros de Investigación, Selección y Reproducción.

GALERÍA DE IMÁGENES

btn-volver-razas